Inseminación artificial en México

La infertilidad es una enfermedad que padece 1 de cada 6 parejas en México, en el mundo 80 millones de parejas padecen de infertilidad, lo que significa que el 17% de las parejas en cada país lucha por buscar un embarazo. A pesar de ser un tema tabú del que no se habla mucho, debemos saber que no estamos solos, que existe la tecnología y los procedimientos que nos pueden ayudar a que se logre tener un bebe sano en casa: la inseminación artificial en México. En UNILIVE sabemos lo importante que es formar una familia, por eso ofrecemos la confianza, calidez y profesionales altamente calificados con quienes podrás hablar abiertamente de infertilidad y que te ayudarán a que el proceso de lograr un embarazo sea menos complicado, con menos desgaste afectivo, psicologíco y económico.

Las causas de infertilidad, en el 30% de los casos tienen su origen en factores femeninos; 30% de los casos, factores masculinos; 20% de los casos a factores mixtos y el 20% de los casos se desconoce el origen. En cualquiera que sea el caso, el primer paso es asistir a una consulta con el especialista  para que brinde la información adecuada y se dirija hacia un tratamiento de reproducción asistida personalizado.

Para decidir cuál es el tratamiento más adecuado para cada paciente se debe iniciar con una consulta con el médico especialista en infertilidad humana. En la consulta se explicará de forma gráfica la escala de infertilidad, se aclarará en qué punto se encuentra el paciente y se determinará si es necesario un procedimiento de baja complejidad como el coito programado o la inseminación; o si es necesario optar por un tratamiento de alta complejidad como la fecundación in vitro.

En este punto hablaremos particularmente del procedimiento de inseminación artificial, es una técnica que se emplea en tratamientos de reproducción asistida, que tiene como objetivo facilitar que el óvulo y el espermatozoide se encuentren y ocurra un embarazo. La inseminación artificial en México y en el mundo es una técnica de baja complejidad.

De forma natural, durante la relación sexual los espermatozoides se desplazan y deben viajar por el tracto reproductor femenino hasta encontrarse con el óvulo. Cuando alguno de los dos gametos tiene dificultades y no ocurre el encuentro de forma natural, se puede recurrir a una inseminación artificial siempre que el médico haya hecho la exploración minuciosa y determine que es el tratamiento adecuado.

La inseminación artificial es un tratamiento que dura aproximadamente 14 días, es prácticamente indolora y se lleva a cabo en la misma consulta y no es necesario utilizar anestesia o que se interne la paciente en la clínica.

La inseminación artificial es común que se indique a pacientes que:

  • Se han reportado alteraciones no graves en algún parámetro seminal previamente.
  • Existe alguna alteración en el cuello uterino que impide el paso de los espermatozoides desde la vagina hasta el interior de la cavidad uterina.
  • No se ha encontrado una causa que justifique la infertilidad en parejas jóvenes.

Es importante que antes de iniciar un procedimiento de inseminación artificial en México se haya realizado:

  • Una exploración ginecológica completa
  • Una evaluación de la calidad espermática
  • Estudios complementarios para descartar patologías asociadas, que dificulten el embarazo.

Los primeros pasos para iniciar un tratamiento de inseminación artificial en México  ocurren al inicio del ciclo menstrual, donde se lleva a cabo una revisión ginecológica y se prescribe un tratamiento en el que se emplean hormonas para estimular el crecimiento de los folículos donde se encuentran almacenados los óvulos. La administración de las hormonas es generalmente por inyecciones subcutáneas, la dosis es personalizada en cada paciente, el objetivo de la administración de hormonas es ayudar a que los óvulos maduren de forma controlada y evitar que haya un exceso de óvulos.

Para mantener el control del crecimiento de los folículos se llevan a cabo ecografía transvaginal y mediciones hormonales en sangre.  Es importante destacar que podemos hacer  una  inseminación artificial  sin usar medicación, solo aprovechando el ciclo natural, o con pastillas  que estimulan muy levemente al ovario.

La ecografía transvaginal sirve para conocer el ritmo de crecimiento de cada folículo. Por lo general, un folículo crece a medida que los óvulos van madurando. Cuando un folículo alcanza 18mm de tamaño, se considera que es muy probable que haya madurado y esté listo para ser fecundado por un espermatozoide.

Las mediciones de hormonas en sangre tienen relación directa con el crecimiento de los folículos y la maduración de los óvulos. Sirve para tener un control más estricto durante la estimulación ovárica y se realizan de 3 a 4 controles. Una vez que los folículos han alcanzado el tamaño adecuado y los niveles hormonales son adecuados, se determina el momento en el que se llevará a cabo la inseminación. También la medición de hormonas en sangre sirve para evitar que ocurra un embarazo múltiple o para darnos cuenta que  los folículos no están creciendo.

Después de iniciar el tratamiento de estimulación ovárica y llevar a cabo revisiones periódicas de crecimiento folicular se determina el momento adecuado a provocar que se liberen los óvulos con la inyección de la hormona gonadotropina coriónica humana (HCG) para que 36 horas más tarde se lleve a cabo la inseminación.

El proceso de inseminación artificial en México se lleva a cabo siguiendo una serie de pasos, el primero es asistir a la consulta con el especialista, que solicitará un estudio de semen y hará las exploraciones ginecológicas y exploraciones al varón correspondientes. Es recomendable que el centro donde se llevará a cabo la inseminación artificial se encuentre cerca de los pacientes, ya que es de suma importancia mantener el control del crecimiento folicular y no se debe perder ningún ultrasonido de control.

Una vez que sea ha realizado una espermatobioscopia directa (también conocida con seminograma, espermiograma) y se ha determinado que no hay problemas con la fertilidad masculina y que la inseminación artificial es el tratamiento adecuado se inicia la estimulación del crecimiento de los folículos.

El día de la inseminación se recoge una muestra de semen en un frasco estéril que se recolecta en la misma clínica. En UNILIVE  contamos con instalaciones que ofrecen privacidad y discreción para la obtención de la muestra. Se recomienda que el paciente haya tenido de 2 a 5 días de abstinencia sexual antes de obtener la muestra de semen.

Pasados 30 minutos de que la muestra de semen se encuentra en el laboratorio, se le hará un tratamiento conocido como capacitación espermática, que consiste en separar a los espermatozoides que son móviles de los que son inmóviles, del resto de células diferentes a espermatozoides y del plasma seminal. El proceso de capacitación espermática demora aproximadamente 2 horas después de haber dejado la muestra en el laboratorio. Enseguida de haber separado los espermatozoides, se concentrarán en un volumen de aproximadamente 0.5 ml de medio de cultivo que ayuda a que los espermatozoides se mantengan viables y en condiciones óptimas.

Una vez que se tiene la muestra  de semen capacitada se colocará en el interior de la cavidad uterina. Este procedimiento se lleva a cabo en la consulta, no requiere de anestesia ni hospitalización, es indoloro y tarda aproximadamente 15 minutos.

Los riesgos de llevar a cabo una inseminación artificial son mínimos y controlables, sin embargo, pueden provocarse infecciones o algún tipo de alergia. En UNILIVE contamos con médicos, biólogos y todo un equipo multidisciplinario  para  evitar estos riesgos mínimos.

Tras la inseminación, se recomienda que la paciente permanezca en reposo durante 10 a 15 minutos, y durante el día mantener un ritmo tranquilo, sin baños en tina ni relaciones sexuales. Al día siguiente se puede continuar con el estilo de vida normal, siempre y cuando se eviten esfuerzos.

Es común que en los días posteriores a la inseminación artificial se produzcan ligeros sangrados o dolor abdominal, siempre y cuando estos sean leves; en caso contrario, se deberá informar al  médico, quien les dará las recomendaciones pertinentes.

Existen casos particulares donde la inseminación artificial se puede llevar a cabo en mujeres que no tienen pareja o su pareja no produce espermatozoides, ellas se encuentran sanas y en edad óptima para ser candidatas para una inseminación artificial. Para estos casos, es posible utilizar muestras de semen donado, que por lo general se encuentra congelado y se puede adquirir en bancos de esperma o en un centro especializado. A diferencia de un tratamiento de inseminación artificial convencional, donde la pareja obtiene la muestra de esperma, esta ya se encuentra en el laboratorio y se procesará de la misma manera que una muestra fresca. No existen registros de que las muestras de semen congelado provoquen alteraciones a los bebés durante ni después del embarazo.

Es importante dejar claro que las muestras de esperma donado deben pasar por estrictos controles de calidad que favorezcan a que se logren embarazos con bebés sanos en casa. Las pruebas a las que se someten los donantes de esperma son diversas, abarcan el estado físico, psicológico y social del donante, se debe asegurar que el donante no padezca enfermedades de transmisión sexual y que su historia familiar no incluya enfermedades como el cáncer.

En UNILIVE contamos con muestras de esperma donado, que han sido cuidadosamente seleccionados y cuentan con características óptimas para lograr un embarazo a través de una inseminación artificial.